febrero 26, 2018

Las compañías lideradas por mujeres son más rentables

Claves para tener procesos de contratación justos

El mundo empresarial está cada vez más comprometido con la equidad de género como estrategia de negocio, en Colombia esta semana se firmará el Pacto Somos Pares, liderado por Aequales, un acto en el que grandes industrias nacionales y extranjeras se comprometen en el avance de la equidad de género y por ende en mayor innovación y competitividad.

De acuerdo con el último informe del Foro Económico Mundial (WEF) la brecha de género tardará exactamente 100 años en cerrarse, en lo que respecta a nuestro país según la Organización Internacional del Trabajo, OIT, el 51,3% de los cargos directivos en Colombia son ocupados por mujeres, siendo este uno de los promedios más altos del mundo.

Isabella Gandini, Socia Líder del área laboral de la firma internacional de abogados Norton Rose Fulbright, enlistó una serie de claves para asegurar un proceso de contratación justo en términos de género:

– Elección de canales de comunicación incluyentes especialmente en la: (i) publicación de anuncios, (ii) valoración de las solicitudes, (iii) durante la entrevista y (iv) al momento de seleccionar la persona candidata.
– Lenguaje neutro durante los procesos de selección.
– Imparcialidad del proceso en cuanto al sexo, centrándose en los requerimientos, la capacidad y las competencias para el puesto, sin plantear cuestiones como el estado civil y la maternidad.
– Sensibilización en igualdad (de oportunidades) de las personas que realizan el proceso de selección.
– Conformación de equipos de selección mixtos.
– Pruebas de selección imparciales que correspondan con las funciones del puesto de trabajo, evitando sesgos o elementos subjetivos que no resulten incluyentes.
– Definir con criterios objetivos el puesto de trabajo y/o perfil profesional. En otras palabras, no asociar las habilidades requeridas al género sino a criterios como: conocimientos técnicos, funciones y responsabilidades.
– Descripción de los requisitos del puesto de trabajo específicos.
– Valoración de experiencia práctica.
– Negociación de condiciones laborales (salariales) en igualdad de condiciones.

Es importante tener en cuenta que la integración de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres está significando en la práctica una mejor gestión de la empresa, al centrarse en las aptitudes y actitudes de las personas e identificar necesidades y dificultades de partida de las mujeres derivadas, en buena parte, de estereotipos que han obstaculizado su desarrollo en las mismas condiciones y oportunidades.

Participación de las mujeres
La participación de mujeres es cada vez mayor y sobre todo más relevante para muchas compañías, de acuerdo con cifras de Catalyst, citadas en una investigación de la firma Aequales, revelan que las compañías lideradas por mujeres son más rentables que las que no, hasta en un 26%. Además, tienen mayores posibilidades de acercarse a un mercado global dadas las capacidades de negociación del género femenino.