Diciembre 23, 2016

Celebración sin tragedias

En manos de todos está revertir la tendencia según la cual las fechas de fiesta son fechas de alto riesgo.

Mañana empieza una semana llena de cosas buenas, las fiestas de navidad y de fin de año, pero que también es, históricamente, una semana difícil, por los desafíos que en materia de orden público y de atención en salud representan aquellas personas que no saben celebrar con responsabilidad y moderación.

En el caso de Cali el desafío es mayor, pues a las celebraciones decembrinas se suma la Feria, el evento más popular de la ciudad, que reúne a los caleños y a los turistas en torno a desfiles, conciertos y varias actividades festivas.

Hay que reconocer que en el caso de la Feria de Cali, Corfecali, entidad encargada de su organización, así como las demás autoridades, hacen grandes esfuerzos para garantizar el orden y que todo funcione de la mejor manera, pero, por muchos controles que haya, para lograr un balance positivo es fundamental contar con el buen comportamiento de los ciudadanos.

La noche del 24 de diciembre y la madrugada del 25, así como la noche del 31 de diciembre y la mañana del 1 de enero, están clasificadas, con base en las estadísticas de homicidios y heridos, como unas de las fechas más violentas del año. La mayoría, por no decir todas, las riñas que terminan con pérdidas humanas y lesiones graves son protagonizadas por personas que se exceden en el consumo de licor. Ahí está el primer gran reto, en festejar sin excesos, sin perder el control, para no correr el riesgo de convertir una fecha de celebración en una fecha de tragedia.

La pólvora es otro factor de perturbación y riesgo, pues además de ocasionar contaminación ambiental y auditiva, pone en peligro a quienes la manipulan, sin contar el impacto negativo sobre las mascotas.

De todos depende que al hacer el balance de estas fiestas el resultado esté lleno de buenos recuerdos.