mayo 19, 2015

Carta de un profesor universitario a sus nuevos estudiantes

Heriberto González

hery77@hotmail.com

¡Bienvenidos a la educación superior! Si usted quiere tener éxito aquí, necesita saber algunas cosas sobre cómo funciona este lugar. Una de las principales es saber la diferencia entre los formadores que tendrá aquí y los que tenía antes.

Permítanme tomar unos minutos para explicarles esto. En primer lugar, yo soy su profesor (professor), no su maestro (teacher).

Hay una diferencia. Hasta ahora su formación ha estado en manos de los maestros, y el trabajo de un maestro es asegurarse de que usted aprenda.

Los maestros son evaluados sobre la base de los resultados del aprendizaje, en general, según lo medido por pruebas estandarizadas. Si usted no aprende, entonces se culpa a su maestro. Sin embargo, las cosas son muy diferentes para un profesor universitario. No es parte de mi trabajo que usted aprende.

En la universidad, el aprendizaje es su trabajo, sólo suyo. Mi trabajo consiste en llevar al estudiante a la fuente del conocimiento. Si usted bebe profundamente o únicamente hace gárgaras, es totalmente su decisión.

Sus maestros fueron considerados responsables si usted no aprendió y se espera que demuestren que se esforzaron para evitar esos malos resultados. No soy responsable por sus fracasos. Por el contrario, me pagan lo mismo si usted obtiene una mala nota o una excelente nota. Mi decano no me va a llamar y preguntar cuántas reuniones tuve con sus padres acerca de su progreso.

De hecho, ya que usted es ahora un adulto, proporcionar dicha información a sus padres sería una violación ilegal de la privacidad. Ni voy a tener que documentar con qué frecuencia le ofrecí tutorías o asignaciones adicionales. No tengo ningún tipo de obligación de asegurarme de que usted pase.

En segundo lugar, las universidades son antiguas y tienden a hacer las cosas de la manera antigua. La escuela secundaria de educación era básicamente un servicio de preparación para las pruebas. A sus maestros no se les permitía enseñar, estaban obligados a centrarse en la preparación para esas importantísimas pruebas estandarizadas. Nosotros los profesores universitarios disfrutamos de un amplio grado de libertad académica. Eso significa que el contenido y el formato de cursos sigue estando en su mayoría bajo el control de su profesor, y el formato probablemente incluirá un buen poco de charla, algunas discusiones y poca o ninguna preparación de la prueba.

Las conferencias han sido atacadas recientemente. “El aprendizaje Flipped” es el término de moda actual entre los reformadores de la enseñanza superior.

Nosotros los profesores de tiza-y-charla somos catalogados como anticuados y se dice que debemos dejar de ser el “sabio en el escenario”, y debemos convertirnos en el “guía del lado,” ayudar a los estudiantes a desarrollar sus habilidades para resolver problemas. Las conferencias, se  nos dice, son una estrategia ineficaz para llegar a los jóvenes de hoy, cuya capacidad de atención se mide en nanosegundos. No debemos esperar que tontamente nos escuchen, en vez de eso debemos atender sus ansias de estimulación constante condicionada.

Tienes que aprender a escuchar. El tipo de escucha que hay que aprender no es absorción pasiva, como ver la televisión; es escucha crítica. Escucha crítica significa no solo oír sino pensar en lo que se está escuchando. El plan de estudios de la escuela secundaria te habría servido mejor si se centrara más en el desarrollo de tus habilidades para escuchar en vez de una preparación para las pruebas de escucha.

Por último, cuando usted va a una universidad, se puede comparar con ir a otro país, uno con una cultura diferente y valores diferentes. Me he dado cuenta que la mayor diferencia entre usted y yo, es una diferencia cultural. He absorbido profundamente las normas y valores de una cultura académica antigua y ahora son parte de mí. Tú, en cambio, llegas a mis clases con una cultura con valores diferentes, por eso encuentras maneras académicas extrañas y difícil de entender.

En cuanto a la documentación. Para un académico, hay algo sagrado en una citación. La citación correcta de una fuente es un pequeño homenaje al trabajo duro, la diligencia, la inteligencia y la integridad de alguien dedicado lo suficiente como para hacer una contribución al conocimiento. Para usted, citas y bibliografías son aros sin sentido por los que se pueden saltar y que a menudo tratan sin mucho cuidado. Además, nuestras diferencias en el tema de dar créditos adecuados a las referencias muestran como usted no toma el plagio tan en serio como yo.

Si quiere saber la diferencia más grande entre usted y su profesor, es probable que sea esto: Usted ve la universidad como un lugar donde se obtiene un título. Para su profesor, una universidad no es principalmente acerca de un título. Su profesor todavía alberga la visión tradicional de que las universidades son acerca de la educación. Si su objetivo es obtener un título, entonces para usted los cursos
serán obstáculos en su camino. Para su profesor, un curso es una oportunidad para que usted pueda enriquecer su mundo y hacerse usted más fuerte en todos los aspectos.

Traducción del documento tomado de: http://www.huffingtonpost.com/keith-m-parsons/message-to-my-freshman-st_b_7275016.html

Corrección ortográfica por: María Esperanza García Ramírez.
esperanza_21@hotmail.com

  • Johanna R.

    Así debería ser la educación en nuestras universidades. No con tanto control de escuela.