diciembre 06, 2017

Más de 500 especies, según censo

Cali, paraíso de avistamiento

La ciudad de Cali es un gigantesco nido abierto de aves como lo demuestran las encuestas que hacen referencia a por lo menos 500 especies que habitan esta capital.

Ese potencial, según indica Ana María Valencia, funcionaria del Dagma, se debe ante todo ante los pisos térmicos con que cuenta el municipio desde los 900 metros sobre el nivel del mar hasta 4000 metros sobre el nivel del mar y sobre todo la riqueza hídrica al estar cruzado por siete ríos y contar con humedales y relictos boscosos y matorrales.

Hoy en el Zoológico de Cali se estará precisamente presentando los resultados de tres años del censo urbano de aves “Las aves de Cali cuentan”.

Ana María indica que en los censos previos se han determinado aproximadamente 500 especies de aves tanto en la zona urbana como la rural, que es más o menos la misma proporción que tiene Estados Unidos.

En sólo la zona urbana el Dagma a detectado entre 200 y 250 especies de aves, algunas de ellas migratorias.

Este potencial ha permido el desarrollo de muchos grupos dedicados al avistamiento de aves, que van desde estudiantes universitarios que adelantan investigaciones, hasta grupos de aficionados.

Hoy presentamos una de las especies que engalanan el cielo caleño, el carpintero habado.

Sitios de encuentro
Así mismo, son muchos los sitios tanto en la zona urbana como rural,donde se puede hacer distintos avistamientos de aves. Ana María Valencia destaca algunos en la zona urbana:

El parque de La Flora, donde se puede avistar hasta 40 especies de aves, el ecoparque lago de Las Garzas, donde se han encontrado entre 50 y 60 especies de aves, el cual es un espacio pequeño donde confluyen tres ecosistemas, el lagunar, un relicto de bosque que comunica con los farallones y los matorroles.

Otro espacio interesante para el avistamiento es la Laguna de Charco Azul, donde en los avistamientos se han detectado cerca de 40 especies de aves.

Los corredores de ríos como el Meléndez, o el Lili que comunica con el zanjón del burro donde hay gran cantidad de especies endémicas son también ricos en avistamientos.

Por su parte en la zona rural son bastante numerosas las especies de aves, las cuáles pueden ser más grandes y coloridas. El ecoparque del río Pance es un ejemplo de la cantidad de aves que se pueden avistar.

En cuanto a las aves más comunes en Cali están las palomas, las torcazas, el bichofué, el petirojo, el azulejo, la mirla hoguera, los loros y los gavilanes.

Y en los farallones están el cuco ardilla, el gallito de roca, el barranquero, la tángara, el quetzal, el tucán, la pava.

Ficha técnica
Por Hernán Perlaza
Carpintero habado
Nombre científico: Melanerpes rubricapillus
Etimología: Melanerpes, trepador negro,deriva del griego “mélas”, negro, oscuro y el griego “herpetón”, que trepa trepador odel griego “herpõ”, arrastrarse, deslizarse, trepar. rubricapillus, con el cabello rojo que deriva de las palabras del latín “ruber”, rojo y “capillus”, cabello.
Sinonimia: Cenurus rubricapillus.
Descripción: Tamaño 17 cm. Su espalda barreteada. El macho adulto presenta frente blanca, plumas nasales amarillas, coronilla y nuca de color rojo y rabadilla blanca.

El resto de la región superior, la mayor parte de las alas y de la cola muestran un barreteado blanco y negro uniforme. Los lados de la cabeza y la región inferior son entre ante grisáceo y oliva anteado claro, con la garganta más clara. El centro del abdomen es rojo, los flancos y la región infracaudal presentan un barreteado negro irregular.

La piel orbital es cafégrisáceo opaco, el pico es negro y las patas son grisáceas. Las hembras son similares, pero con la coronilla blancuzca y con rojo pálido solo en la parte baja de la nuca. Los ejemplares juveniles son semejantes a los adultos del mismo sexo pero más opacos y con más oliva en la cabeza y la región inferior, además el barreteado de la región superior no tan bien definido. Las hembras jóvenes muestran la parte baja de la nuca amarillenta y no roja, además el abdomen es moteado.

Historia natural: Habitan las márgenes y las áreas más abiertas del bosque, las arboledas de galería, manglares, sitios parcialmente despejados y de crecimiento secundario. Viven en parejas durante todo el año pero duermen solos en los huecos.

Picotean la madera en descomposición en busca de hormigas, abejones y larvas; también toma insectos pequeños y arañas de los troncos y ramas e inclusive del follaje.

Consume muchos frutos, incluso bananos de los comederos.

Distribución: En Colombia se encuentra en el Golfo de Urabá y en el Alto del Valle del Sinú; en el norte está hasta la base oriental de la Sierra Nevada de Santa Marta; en el sur hasta el valle del Magdalena; en el oriente de los Andes se encuentra en Norte de Santander y oriente de Vichada, y en la Guajira.

Estado de conservación UICN: LC.