mayo 16, 2018

Planos con valor estético, histórico y cultural incalculables, hechos a mano alzada

Cali gana el concurso ‘Restauremos nuestro patrimonio documental’

Los 10 planos más deteriorados, quebrados y oxidados que conservaba el Archivo Histórico de Cali, desde 1883, y que estaban a punto de quedar inservibles por el paso del tiempo, serán restaurados, descritos, digitalizados e incluidos en la lista indicativa de candidatos a bienes de interés cultural de carácter documental archivística en Colombia.

Ello será posible gracias a la iniciativa de la Secretaría de Cultura de Cali de participar en el Primer Concurso Nacional ‘Restauremos nuestro patrimonio documental’, promovido por el Archivo General de la Nación, en el cual triunfaron, el Municipio de Cali y la sustentación sobre la importancia de estos documentos, hecha por la administración del Maurice Armitage, que permitió ganar el mencionado concurso, entre 14 participantes de todo el país.

Estos planos con valor estético, histórico y cultural incalculables, hechos a mano alzada, con colores característicos de la época, plasmados en papel sobre lienzo, en tela y en pergaminos, serán trasladados este mes de mayo a laboratorios especializados de Bogotá para su restauración por parte de personal técnico especializado que se ocupará de dejarlos como nuevos y los regresará al Centro Cultural de Cali, en aproximadamente seis meses, para ser conservados en planotecas con estuches de cartones desacificados para protegerlos de dobleces e inclemencias.

Los planos que se salvarán tienen tres temáticas asociadas a importantes asuntos para el análisis histórico local y regional: las haciendas del Valle del Cauca, la configuración urbana de Cali y el carácter ambiguo y en pugna entre terrenos ejidales frente a los que se encontraban en manos de particulares.

Según la Resolución 308 del 7 de mayo de 2018, Santiago de Cali es acreedora al premio porque los planos escogidos dan cuenta de procesos de configuración histórica, socioeconómica y espacial de Cali y el Valle del Cauca, entre los años 1883 y 1957 y hacen parte del Fondo Documental Escribanos-Notarial de la ciudad.

En ellos, está el territorio comprendido en la actualidad entre los municipios de Riofrío y Jamundí y, entre estos límites, los sitios de Amaime, Buga, Cerrito, Palmira y Cali, a lado y lado del río Cauca, que hacen parte de Escrituras Públicas de la Notaría 2 de Santiago de Cali.

El diseño de los planos de las haciendas está relacionado con asuntos legales como juicios de división de tierras, protocolización de planos topográficos, créditos hipotecarios y protocolización de sucesiones.

Ellos son:

Hacienda La Ovejera: plano suelto en tinta sobre papel, de 72cm x 107cm, realizado en 1883 por Liborio Vergara.

Esta hacienda se encontraba ubicada dentro del actual corregimiento de Amaime, jurisdicción del municipio de El Cerrito. La rotulación de este plano corresponde al año 1883, sin embargo, el plano fue encontrado adjunto a la Escritura Pública 191 de 1886 de la Notaría 2, sin que exista relación alguna entre dicha escritura y la información presentada en el plano.

Hacienda La Novillera: plano suelto en tinta sobre papel, de 104cm x 152cm, realizado el 22 de mayo de1924 por Julián de Cayzedo.

La hacienda se encontraba ubicada al sur del casco urbano del municipio de Jamundí de propiedad del señor Pedro Antonio Córdoba.

El plano hace parte de la Escritura Pública 1544 de 1926 de la Notaría 2, la cual hace referencia al juicio de división de las haciendas denominadas ‘La Novillera’ y ‘Alta Vista’.

Hacienda El Rhin: plano suelto en tinta sobre papel transparente, de dimensiones de 75cm x 152cm, con fecha de 1922.

No se conoce su autor.

Esta hacienda se encontraba ubicada al sur del actual municipio de Riofrío, de la cual eran propietarios el señor Rafael David Aguilera Izquierdo y la señora Luisa Sarmiento.

El plano hace parte de la Escritura Pública 629 de 1934 de la Notaría 2 que tiene como asunto el crédito hipotecario a favor del Banco Central Hipotecario.

Hacienda San Miguel. Plano suelto en tinta sobre papel.

Debido a su estado de deterioro sólo se conoce su alto -112cm- pero no su ancho. Pertenece a la escritura pública No. 1341 de 1946 Notaría 2.

La hacienda San Miguel se encontraba ubicada en el municipio de El Cerrito. Mediante la Escritura Pública 660 de 1936 Notaría 2, el señor Mario Carvajal Aparicio protocolizó el plano de esta hacienda.

Hacienda El Nilo: plano suelto en tinta sobre papel transparente, de 72 cm x 98cm. Copia original de Pedro Q. Rincón, realizada en 1917 sobre la base del plano levantado por el Dr. Juan Benítez en 1912.

Esta hacienda se encontraba ubicada en zona rural del municipio de Jamundí.

El plano hace parte de la Escritura Pública 1341 de 1946 Notaría 2, la que trata sobre el crédito hipotecario a favor del Banco Central Hipotecario donde se compromete esta hacienda de propiedad del señor Álvaro Guerrero O ?Byrne.

Hacienda Arroyohondo: plano suelto en tinta sobre papel de 67cm x 96cm, realizado por M. A. Montaño C. en febrero de 1957.

La hacienda Arroyohondo, ubicada en el actual municipio de Yumbo, era propiedad de la señora Julia Pineda viuda del señor Julio Giraldo. El plano de esta propiedad hace parte de la Escritura Pública 3272 de 1957 de la Notaría 2, en la cual se protocolizó la sucesión de la señora Pineda, sucesión que fue aprobada judicialmente.

Urbanización San Fernando: plano suelto en tinta sobre papel de 90cm x 140cm. Pertenece a Escritura pública de 1932. No tiene autor.

Hoy conocido como el barrio San Fernando, hace parte de un sector al sur de la ciudad con pleno reconocimiento y como referente socio-espacial y de memoria por parte de los caleños. El barrio se construyó sobre el sector de San Fernando por la Compañía Constructora Colombiana y la firma norteamericana Baker Kellog y Co. Inc. La Escritura Pública 38 de 1932 de la Notaría 2 corresponde a la liquidación de la Compañía Constructora Colombiana S. A. que entre sus bienes raíces aparecen la urbanización San Fernando y edificaciones en el cercano sector de Pasoancho.

Talleres del Ferrocarril del Pacífico: Plano suelto en tinta sobre tela de 80cm x 54cm, que pertenece a escritura pública de 1930. Firma visto bueno el ingeniero jefe F. Holguín.

Los talleres del ferrocarril, comúnmente conocidos como los Talleres de Chipichape, hoy en día convertidos en un centro comercial, siguen siendo un referente histórico y de memoria entre los caleños.

El plano se encuentra adjunto a la Escritura Pública 1010 de 1930 Notaría 2 en la cual el señor Jorge Garcés B. hace la donación de unos terrenos segregados de la hacienda La Flora, al norte de la ciudad, con el objeto que se construyan los talleres del ferrocarril. La protocolización la hace el señor Gabriel Garcés B., en nombre de su hermano.

Cali Viejo: plano suelto de 52cm x 93cm, realizado en tinta sobre papel por Mario de Caicedo en 1945.

El plano de la ciudad de Cali a finales del siglo XIX, corresponde a un donativo hecho por el señor Mario de Caicedo al Concejo Municipal de Cali, con el fin de observar en él, el crecimiento de la ciudad.

El plano posiblemente se diseñó en 1945, fecha de su donación.

El interés de este plano radica en que representa la Cali vieja de finales del siglo XIX, pero fue hecho a mediados del siglo XX.

Su autor Mario Caicedo, abogado importante de la ciudad, dibujó este plano inicialmente para su hija, a manera de obsequio.

Sin embargo, su precisión y valor estético fueron motivo para que la municipalidad solicitara su réplica.

De éste sólo se conservan dos copias originales conocidas. En él se muestra el antiguo casco urbano heredado del período colonial, el cual comienza a ampliarse con el surgimiento de barrios como El Obrero y El Peñón; se supera la barrera del río Cali con la creación del barrio Granada; y hacia el oriente de la línea férrea se crea el barrio Jorge Isaacs.

Indiviso de Cucarachas: plano en tinta sobre papel de 73cm x 90cm. Hace parte de escritura pública de 1917. No tiene autor.

El plano hace parte de la Escritura Pública número 63 de 1917 de la Notaría 2, la cual hace referencia al juicio de división de los terrenos de Cucarachas.

El Personero municipal, Alberto Holguín, fue el encargado de presentar ante la notaría la protocolización de dicho juicio.

Estas tierras son conocidas como de uso común de propiedad del municipio.

Los terrenos abarcan una parte del actual distrito de Aguablanca al oriente de la ciudad.

Dichos terrenos, como casi la totalidad de los ejidos, han sido objeto de diferentes análisis históricos del conflicto entre lo público y los intereses de particulares, como son la ambigüedad, la delimitación y la apropiación de dichos terrenos por terratenientes.

El diseño hace parte de la protocolización de un juicio de división de terrenos.

En el Primer Concurso Nacional participaron: el Archivo histórico de Ibagué; la Alcaldía de Útica (Cundinamarca); la Universidad de Antioquia; la Alcaldía de Teorama (Santander del norte); Notaría Única de Orocué (Casanare); Alcaldía de Rionegro (Antioquia); Alcaldía de Agua de Dios (Cundinamarca); Alcaldía de El Carmen (Bolívar); Alcaldía de Convención (Santander del norte); Academia de Historia Libardo Tascón (Buga – Valle), Archivo histórico de Antioquia; Museo Casa de la Cultura El Socorro (Santander) y la Alcaldía de Santiago de Cali.