agosto 16, 2017

Según estudios hay beneficios directos en la salud

Aromaterapia y bienestar

Todas las relaciones que establecemos con nuestro medio, con nuestros conocidos y amigos, existen gracias a nuestros sentidos. Lo que vemos, lo que oímos, lo que acariciamos, lo que saboreamos y lo que olemos, nos proporciona información de nuestro medio externo e interno.

Uno de esos sentidos es el olfato, el cual no solo nos permite percibir aromas o perfumes, sino que también contribuye a la percepción de los sabores. Se sabe que el olfato es el sentido más primitivo y evocador.

Existen dos posibles explicaciones para este fenómeno: la primera es anatómica, pues algunas fibras del nervio olfatorio se relacionan con la amígdala y el hipotálamo, áreas relacionadas directamente con la memoria y la emoción; la segunda es evolucionista, puesto que el olfato permite distinguir entre lo bueno y lo malo y se cree que en el ser humano esta capacidad se ha trasladado a las emociones, permitiendo determinar gustos y disgustos.

Estos son algunos aromas y sus efectos en la salud:
– Flor de azahar: para masajes y baños, se le atribuye un carácter antidepresivo, tranquilizante y afrodisiaco.

– Botón de clavo: atomizado. Se le atribuyen efectos fortificantes, estimulantes.

– Canela: usada para infusiones y masajes. Mejora la digestión y estimula el ánimo.

– Hojas de eucalipto: usadas en baños y atomizada. Se le reconocen efectos descongestionantes y sedantes.

– Hojas de geranio: usadas en masajes. Favorece la relajación.

– Hojas de naranjo: en baño, masaje o inhalado. Se le reconocen propiedades refrescantes.

– Manzanilla: en baño o ungüento. Proporciona sedación, ayuda a dormir mejor.

– Mejorana: compresas o masajes. Mejora los calambres y espasmos.

– Raíz de nardo: inhalada. Tiene propiedades analgésicas y diuréticas.

– Pimienta negra: usado en masajes o baños.

– Romero: tiene carácter energético y vigorizante.

– Flor de Ylang Ylang: propiedades hidratantes.

Recuerda que estos aromas ayudan a mejorar las sensaciones, no proporcionan una cura. Ante cualquier síntoma persistente consultar al médico.