Abril 18, 2017

Alcalde de Cali se elegiría en segunda vuelta

Por Mauricio Ríos Giraldo

En la campaña de 2015 el exvicepresidente Angelino Garzón, entonces candidato a la Alcaldía de Cali, sorprendió cuando anunció que si era elegido con menos del 50% de los votos, pediría a las autoridades electorales que convocaran a una segunda vuelta, un imposible legal en ese momento y hasta ahora, pues la legislación colombiana únicamente contempla esta figura para las elecciones presidenciales.

Pues, bien, la propuesta de Garzón podría volverse realidad si la propuesta hecha por la Misión Electoral Especial es aprobada.

En la nueva propuesta de reforma política presentada ayer por los expertos en arquitectura política y asuntos electorales se plantea la segunda vuelta para la elección de los alcaldes de las ciudades más grandes del país.

“…la instauración de la segunda vuelta para los 6 municipios más grandes de Colombia, salvo que el vencedor obtenga al menos 40% de los sufragios y diez puntos de diferencia con respecto al segundo”.

De aprobarse este punto, la figura se aplicaría a partir de las elecciones de 2019.

Si en las elecciones de 2015 hubiera existido la segunda vuelta para la elección de alcaldes, el alcalde Maurice Armitage, que obtuvo el 38.23% de los votos, y el excongresista Roberto Ortiz, que obtuvo el 25.42%, se habrían enfrentado en una segunda y definitiva votación.

* * *

Sigamos con la reforma:

Ante la evidente inconformidad que generó la           propuesta de aumentar el número de curules del Congreso de la República, la Misión Especial Electoral moderó su propuesta al respecto…

Aunque en el nuevo proyecto también se plantea el aumento de curules, ya no son tantas como en el anterior:

En la propuesta presentada a finales de marzo en Cartagena la Cámara de Representantes  era reemplazada por una Asamblea Nacional y pasaba de 166 a 200 curules; en la que se hizo pública ayer se plantea una Cámara de 173 escaños.

Esto se hizo calculando que cada departamento tenga al menos tres representantes. En el nuevo esquema el Valle mantendría sus trece curules en la Cámara: siete se elegirían por circunscripción departamental, igual que ahora, y seis por distritos uninominales en los que cada partido tendría que presentar un candidato único.

El Senado seguiría siendo de 100 curules que se eligirían por circunscripción nacional, más las que se eligen por la circunscripción especial indígena.

Actualmente son dos las curules indígenas del Senado. En el informe entregado por la Misión Electoral Especial se dice que podrían “incrementarse en la lógica de generar mayores espacios de inclusión”.   

En todos los casos en los que haya listas, estas serán cerradas -también para los concejos y las asambleas- y con método cremallera, es decir, alternando hombres y mujeres…

Las posiciones -renglones- que ocuparían los candidatos en las listas se definirían mediante la “aplicación de métodos de democracia interna claros y efectivos, que ayuden a determinar el orden de la