agosto 18, 2017

Al rescate de la rana más venenosa del mundo

Carlos Cuervo

La rana (Phyllobates Terribilis) o rana Dorada, considerada una de las siete mara-villas del medio am-biente, es el vertebrado con mayor veneno del mundo. Con un cuerpo de cinco centímetros posee un veneno tan letal como para eliminar a diez personas. Su hábitat se localiza en sectores de la costa pacífica de los departamentos de Cauca, Valle del Cauca y Chocó.

Actualmente está en vía de extinción porque la codicia humana alienta el pago de altas sumas de dinero por ejemplares vivos para el tráfico de fauna ilegal, debido a su veneno, la batracotoxina, un alcaloide del cual se extraen elementos para procesar poderosos analgésicos, aún bajo investigación.

Por esta razón la fundación Proaves creó la primera reserva natural en el departamento del Cauca para su protección, además en asocio a la agencia publicitaria Havas Creative lanzarán una campaña de concientización denominada “Ranas que salvan ranas”.

La estrategia consiste en usar el tradicional juego de argollas conocido en el Valle como “Sapo” modificándolo para que sea la herramienta didáctica de sensibilización. Al juego se le cambia la rana de acero por una réplica de la rana Dorada y el resto de la caja se adapta como una copia del ambiente natural, para mostrar que con estas ranas no se juega.

La campaña también incluye un documental rodado en Timbiquí, Cauca, localidad que sirvió para desarrollar un piloto educativo que incluyó a los estudiantes, autoridades y demás fuerzas vivas.

Finalmente se espera replicar la tarea por todo el país con el fin que la rana Terribilis sobreviva valorada y cuidada por todos.