mayo 17, 2017

Acción de tutela verbal por la salud y la vida

La vida y la salud constituyen derechos fundamentales de primer orden en la Constitución Nacional y cuando estos derechos están amenazados, poniendo en riesgo la vida de las personas, éstas pueden acudir a la acción de tutela para que los jueces tomen las medidas respectivas, ordenando todo lo necesario para preservar la vida de la persona.

Pero hay situaciones muy críticas en las que la gravedad del paciente, no dan tiempo a sus familiares para acudir a un abogado o alguna institución del Estado defensora de derechos humanos como la Personería o la Defensoría del Pueblo para que intercedan por la efectiva prestación de los servicios médicos; como en el caso de las urgencias vitales, de los pacientes abandonados en los pasillos de los centros clínicos sin atención oportuna y adecuada, de los accidentes de cualquier naturaleza que amerite atención inmediata, etc.

En estos casos, el acudiente del paciente ya sea un familiar, un amigo o cualquier ciudadano solidario, puede dirigirse inmediatamente a la oficina de reparto ubicada en el primer Piso del Palacio de Justicia y presentar acción de tutela verbal para que de manera rápida el juez dicte todas las medidas conducente para preservar la vida del paciente, pues en estos casos, además de poderse presentar verbalmente la acción de tutela, procede la medida provisional, sea a petición de parte o decreta de oficio por el juez.

El Art. 14 del Decreto 2591 de 1991 establece en uno de sus apartes: “…En caso de urgencia o cuando el solicitante no sepa escribir o sea menor de edad, la acción podrá ser ejercida verbalmente. El juez deberá atender inmediatamente al solicitante…”

La ley establece estas prerrogativas para garantizar la afectividad material del derecho y quien no cumpla de inmediato las órdenes del juez puede ser sancionado con arresto hasta por seis meses y multa hasta de 20 SMLM.