marzo 03, 2018

Absurdas sutilezas

Carlos Cuervo

Resulta incomprensible que para frenar las aspiraciones presidenciales de Petro, un grupo de dirigentes y periodistas nacionales subestime la percepción y valoración que el elector tiene para reconocer el saboteo contra el candidato y discernir entre la calumnia.

Victimizarlo asociado al cansancio del colombiano por el excesivo nepotismo, la incontenible corrupción de cuello blanco, la pauperización causada tras las altas tasas impositivas, el desastroso transporte público, la incapacidad de la justicia para imponer castigos ejemplares a los ladrones del erario y hasta a los atracadores comunes, y las decisiones en contra del medio ambiente y la salud, constituyen un aliciente para aumentar su caudal de votos.

Entonces resulta indignante leer las decisiones del CNE frenando la revocatoria de Peñalosa con argumentos que desbordan el buen juicio, el saboteo emanado desde la alcaldía de Medellín para interrumpir su manifestación proselitista hasta las incoherentes declaraciones de Arismendi desde Caracol Bogotá. Señores, son ustedes la mejor fuente para enardecer a una ciudadanía exasperada, quienes convertirán al candidato progresista en vengador en contra del establecimiento codicioso.

¿Cuándo entenderán que esta estrategia en época de redes sociales y comunicaciones inmediatas es patética y publicita al candidato, ayudándole a mejorar su intención de voto? Además existimos un grupo de colombianos cansados de sus repetidos intentos de polarizar la sociedad.

Permítanos decidir a conciencia; demuestren su profesionalismo e intelectualidad exponiendo los errores de la propuesta de Petro, que patina en el argumento económico y estúdienla para señalar la imposibilidad de llevarla a feliz término por sus descomunales costos, realizables solo con excesivo endeudamiento externo u otra reforma impositiva para las clases medias y altas.