enero 13, 2018

2018

Leonardo Medina Patiño

Inicia el nuevo año. La hora de los balances y reflexiones. Cada quien hizo los propios y tendrá sus conclusiones.

Pero se trata en estos espacios de opinión de pensar sobre la ciudad, el país, lo que nos circunda. Es así como se puede percibir que ya inicia de manera inmediata el embalaje final de las campañas al Congreso de la República.

Muchos los aspirantes, pocos los escogidos… En virtud de ello, entra en vigencia la ley de garantías electorales que impide a las entidades del Estado contratar, bajo modalidad de contratación directa, luego del 22 de enero.

Seguidamente está la elección de presidente de la República. Más de 30 candidatos. Por supuesto que vendrán alianzas, inhabilitados, otros que se retiran.

Finalizando el 2018 inicia una campaña que nos involucra un poco más, como es la escogencia de quién será el próximo burgomaestre de la ciudad, es decir, el reemplazo de Armitage.

Hay un calendario intenso. Con unas Farc ambiciosas de poder con actividades que dejarán mucho de qué hablar, y unos ciudadanos que deben estar bien informados para que sepan tomar la decisión más acertada. El proceso de paz con el ELN, que es una pantomima, seguirá distrayéndonos de otros aconteceres de la vida política nacional.

También los acuerdos del teatro Colón serán asunto de revisión, de debate, para su implementación. Se verán los ex – Farc que salgan elegidos al Congreso en su debut como políticos y ya tendrán tiempo de explicar sus fechorías.

Muchos de los actuales ministros volverán sus ciudades a hacer política o promover actividades cívicas, luego del ejercicio en la cartera que le haya correspondido.

Buen viento y buena mar en el 2018.